Historia de Huancavelica

La región donde hoy se levanta Huancavelica fue dominada en un comienzo por los huancas. Durante la época incaica fue objeto de disputas con los chancas. Según Garcilaso de la Vega, fue dividida en tres partes a las que denominaron Jauja, Marcavilca y Llacsapallanca; esta última se llamaría Huancavelica durante la llegada de los españoles.

En el virreinato se descubren las minas de azogue de Santa Bárbara y su destino cambia radicalmente, convirtiéndose en uno de los más famosos centros mineros de su tiempo. Tal fue su apogeo que el virrey Teodoro la Croix calificó a sus minas como la "maravilla más grande del mundo". Sin embargo, su esplendor se fue apagando hacia el siglo XVIII cuando se produjeron derrumbes en dicho yacimiento y los trabajos se fueron paralizando debido a las difíciles condiciones de producción.

La pérdida del esplendor económico y social no fue obstáculo para que sus hijos abrazaran fervorosamente la causa de la libertad. Con gesto viril y decidido se levantaron en armas contra las autoridades españolas, apoyando la revolución de Pumacahua.


Origen de la palabra Huancavelica

Diversas versiones se dan acerca de la verdadera etimología de la palabra Huancavelica, como ocurre con la mayoría de nuestras más antiguas regiones y ciudades. Al respecto se mencionan las siguientes:

  • Fray Martín de Morúa dice que un jefe Huanca sostuvo una gran batalla al lado de un cerro llamado Vilca.
  • Mario Felipe Paz Soldán afirma que la palabra viene de Huanca y Vilca, que significa adoratorio del sol construido con piedras grandes.
  • Garcilazo anota que a la provincia Huanca le añadieron Uillca (grandeza).
  • Se recoge tambié;n la versión de Huanca (piedra) y Huillca (Sagrado).
  • Otra que proviene de famoso curaca chanca Wanko Huillca
  • Pero la más generalizada es la que relaciona el nombre de una mujer huanca llamada Isabel a la que todos conocían por Belica. Al referirse a ella siempre le decían la “Huanca Belica”.